LIDERAZGO E INTELIGENCIA, LA IMPORTANCIA DE UN BUEN LÍDER

liderazgoEl Liderazgo, es un concepto necesario e imprescindible para la estructura de una sociedad.

Desglosando este concepto y aplicándolo, principalmente en el sector empresarial que acaba por ser el motor económico que permite la evolución económico-financiera de una sociedad, son varios los modelos y teorías que podemos analizar, y que nos llevan a tener un razonamiento crítico, consciente y racional sobre determinada situación.

Hay una característica imprescindible para que un líder pueda definirse de esta forma que es su capacidad de comunicar y de saber transmitir su mensaje.

El líder debe saber escuchar, atender, transmitir empatía, interés, consideración, respeto por sus subordinados/seguidores, y demostrarles que ellos son mucho más importantes de lo que realmente son, para que se sientan únicos e imprescindibles en determinada situación, labor o ejecución de un proyecto, compartiendo una finalidad común.

Los líderes tienen la capacidad de transmitir esperanza, motivar a otros que necesitan directrices para seguir adelante.

Deben ser ellos mismos, no imitar a nadie, y no deben querer cambiar lo que ya funciona.

Uno de los principales valores para ser un buen líder es tener humildad,  empezar de abajo e ir construyendo, teniendo como base la consistencia y resistencia.

Si realizas una tarea a primera hora de forma muy satisfactoria, eso te dará ánimos y fuerza de voluntad para realizar una y otra tarea, y al final del día te das cuenta de que hiciste varias cosas, y todo empezó con el simple hecho de hacer tu cama, cama esa que al final del día te dará de nuevo el reforzamiento positivo, pues si un día no te fue tan bien como esperabas, al llegar a casa y ver que tienes esa cama bien hecha y cómoda haces una analogía directa con que el día de mañana será mejor, porque ese empezó bien, a pesar de que terminara menos bien.

La fuerza interior, el creer en uno mismo, ser auténtico y fiel a sus principios e ideales, además de leal a sus objetivos y esmerarse para alcanzar una meta, es superior a todo.

Un líder no se debe confundir con un dictador, el líder debe aprender a saber escuchar a los suyos e imponerse de forma natural con argumentos plausibles y justificables, ganando el respeto y admiración de sus seguidores, mientras que el dictador impone sus propias reglas sin que quepa la posibilidad de una opinión distinta a la suya; no escucha, ni quiere hacerlo.

En el triángulo Plus del Liderazgo, existen ideas esenciales y un núcleo de la estructura que conduce a la formación de un líder que son la oportunidad, el líder debe saber aprovechar su momento en determinada situación para demostrar su valía y liderazgo; la necesidad, originada una carencia de que exista alguien capaz de solucionar determinada problemática o tome decisiones apropiadas; reúne cualidades imprescindibles y fácilmente identificables; poseen una capacidad de arrastre, atraen a los demás, los seguidores confían en su liderazgo para que juntos persigan un objetivo común; y tienen una vida limitada, o sea, un líder no es para siempre, suelen tener cortos plazos de tiempo o tiempos determinados en un liderazgo.

Un líder tendrá la capacidad de conducir a los demás a un objetivo común, motivándolos de forma natural.

Es importante que un líder entienda que nadie es imprescindible y debe formar a un segundo para que lo sustituya en momentos de crisis u otras causas sobrevenidas. Si un líder no prepara a nadie que sepa que decisiones debe tomar y cuando, pone en riesgo su propio puesto, aunque esté justificada su ausencia laboral.

Las situaciones tienen que preverse, además de que es imprescindible la existencia de una estrategia de actuación en caso de que ocurra lo menos esperado.

El líder debe de ser capaz de comunicar con los suyos, ejercer autoridad cuando es necesaria, saber decir NO cuando es necesario, pues no podemos agradar a todos, y tenemos que poner límites y tener la fuerza interior de tomar de decisiones y tiene que saber motivar a los suyos, de forma democrática, empática y humilde. No olvidando su deber, compromiso y responsabilidad.

El talón de Alquiles de la ausencia de liderazgo es justamente la incapacidad para decir no, el querer quedar bien con todo el mundo, satisfacer a todos, y no demostrar su capacidad de discernir y tomar decisiones. A veces esto ocurre en las empresas, el miedo a la reacción subordinada, lleva a que se diga que sí cuando se quiere decir que no, y te dejas llevar más que por la razón por el corazón, y eso lleva a lagunas de discernimiento y racionalidad. Es una moneda de doble cara, pues pareces muy buen jefe por decir que sí siempre, pero el empleado no te hará tanto caso si observa este comportamiento varias veces, pues no denota en ti autoridad. Y esto lleva a un descuido, falta de rigor en la cualidad de su trabajo, pues piensa que el jefe es blando y no habrá represalias.

No obstante, esto no se debe confundir con el hecho de ser tirano, pues saber decir NO, no significa que debas de contestar siempre no, pero sí que lo debes hacer de forma valorada contrastando los pros-contras y siempre con el equilibrio entre empatía y saber escuchar con la realidad y análisis de la situación, promoviendo la comunicación bilateral.

La Parábola de la zanahoria, del huevo y del grano de café en distintas ollas cada una, nos demuestra que no todo lo que parece es, ya que los que parecen duros pueden no serlo, los que parecen blancos son duros y hay otros que tienen la capacidad de adaptarse al medio circunscrito dependiendo de las circunstancias sobrevenidas que se les presenta, de forma proactiva y resolutiva. Y eso es lo que marcará el cambio y se hará ver.

Lo importante es lo que perciben los demás de tu persona, un líder debe demostrar seguridad en sí mismo, confianza y certezas, aunque realmente dentro de sí mismo no lo sienta en determinados momentos.

La teoría darwinista nos dice que el que resiste a las adversidades y sobrevive no es el más listo, el más inteligente o el más guapo, pero sí el que tiene la capacidad de adaptarse a las circunstancias y al medio, y de esa forma resistirá por selección natural.

Para ser un  buen líder los valores son un factor determinante. Éstos se distinguen en humanos que son nuestras creencias, convicciones, ideales como ser humano y social que nos hacen tener la capacidad de coexistir en la sociedad; personales que son lo que individualmente nos parece realmente importante, construyendo nuestra propia escala personalizada de valores e ideales;familiares que acaban por influir en nuestro desarrollo como individuos, las tradiciones, aprendizaje y observación en la educación primaria; socioculturales que son los hábitos y costumbres de nuestra sociedad, como se comporta y los bienes importantes para la misma que acaban por influenciar nuestra conducta;materiales que cada vez es un valor que desafortunadamente ocupa más lugar en nuestra sociedad y se está perdiendo la noción de equilibrio entre la necesidad y el lujo; espirituales, que aquí incluiríamos las convicciones ideológicas y religiosas de cada uno; morales que nos llevan a decidir sobre lo que nos parece correcto y lo que no está bien, defendiendo y reivindicando derechos fundamentales y organizacionales, dependiendo de la entidad/grupo al que perteneces tendrás que adaptarte y practicar sus valores comunes.

Métodos como el análisis DAFO, el Método 5 W (Who, What, When, Where, Why), Regla 80/20, o la Pirámide de Maslow que se basa en una jerarquía de las necesidades de los seres humanos, empezando en su base piramidal con las necesidades primarias que son las fisiológicas como algo innato a nuestra sobrevivencia, como es comer, dormir, etc., la seguridad que todos necesitamos tener salud sentirnos en un ambiente seguro, las necesidades sociales y de aceptación cuando nos referimos al afecto de familiares, grupos de iguales, pareja, la estima que es esencial para que sintamos que nos tienen consideración, respecto y nos consideran válidos, de mostrándonoslo frecuentemente, y por último la autorrealización que depende de cada uno, pero va unido al trabajo, el querer hacer algo distinto, descubrir algo, investigar, innovar, destacarse en el área de su trayectoria profesional.

Un buen líder tiene que creer un sus capacidades, “querer es poder”,  trabajar en equipo y de forma estructurado, organizada, respetando jerarquías y potestades, no saltándoselas.

Debe de saber tomar decisiones importantes, delegar, distinguir lo urgente, del no urgente, y lo importante de lo no importante.

Debe de ser capaz de transmitir a sus seguidores y subordinados confianza, ser flexible y rápido en la toma de decisiones, darse cuenta a tiempo de cuando vendrá un cambio, formar grupos con objetivos globales y proporcionarles formación. Demostrar constancia, capacidad emprendedora, impulsar nuevas ideas, motivar, seducir y estar al día con todo lo que ocurre a su alrededor, sea en el contexto de su empresa, o a nivel sociocultural universal.

Y como decía CICERÓN,

No hay viento favorable para quien no sabe hacia dónde va

Tenemos que ser firmes, tener una visión consciente, racional, argumentada y válida sobre una situación, y ante eso tomar una decisión racional. Eso de forma natural atraerá a los seguidores, subordinados, y juntos conseguiremos alcanzar el objetivo común.

Está claro que actualmente no es tan fácil ser líder, pues hay un sesgo importante en esta definición. Mucha gente piensa que ser líder significa algo peyorativo, negativo y cada vez más en las empresas se practica una disposición de funciones del modelo horizontal en el que cada uno lleva su potestad sobre determinado ámbito sin tener que rendir cuentas a un responsable directo, jerárquicamente hablando, en sus labores diarias.

Sin embargo, en empresas con una estructura más antigua o que provenían de empresas familiares que terminaron en multinacionales, sigue una mentalidad rudimentaria de un líder autoritario que lleva equipos de más de 15 personas cuando lo idóneo serían 6-8 como mucho. Eso lleva a una insatisfacción, incertidumbre, actitudes dubitativas y pérdida de cualidad y de conocimiento experto.

Me parece que la tendencia, principalmente con la automatización y nuevas tecnologías, es a que los líderes sean una presencia cada vez más inexistente en el sector privado, pero sí habrá una mayor especialización de áreas distintas teniendo su propio responsable.

Hoy día con el miedo imperante a que te apunten el dedo porque quieras ser líder, o demuestres rasgos de ello. Los líderes natos no manifiestan su voluntad en serlo. Si ven la oportunidad la cogen y luchan por ella, pero caso contrario se frustran en ambientes desestructurados y sin un líder, actuando de otra forma que es abandonando libremente su puesto y optando por crear su propia empresa.

A nivel de la democracia actual ser líder “está mal visto” por valores fundamentales como la igualdad de oportunidades y estatus socio-económico, y confusión popular originada en gran parte por los supuestos “líderes políticos” que demuestran todo lo contrario a la definición de líder.

By Virgília Pires

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s