ARGELIA, ¿TRANSICIÓN A LA DEMOCRACIA O HACIA EL ABISMO?

Argelia, que se “libró” de las “Primaveras Árabes” con la negativa de su Gobierno para realizar reformas que demandaba la sociedad, se encuentra sumida desde comienzos de año en continua convulsión política y social.

Ya en el mes de febrero distintos grupos sociales tales como abogados, estudiantes, protagonizaron multitudinarias manifestaciones.

Pero, sin duda el nivel de oposición de la sociedad argelina, creció exponencialmente a partir del día 3 del presente mes de marzo, cuando el octogenario presidente Buteflika anunció su candidatura a un 5º mandato presidencial desde su retiro en Ginebra por motivos médicos en las elecciones previstas para el 18 de abril.

Hasta tal punto han llegado las protestas, que el anciano presidente de 82 años ha anunciado su renuncia a presentarse a las elecciones y su aplazamiento una vez regresado a Argelia. Hasta entonces se nombraría el nuevo Primer Ministro, Nurredin Bedui, quien ha anunciado en su primera rueda de prensa diálogo con la oposición y un gobierno de tecnócratas.

Pero, ya nada volverá a ser igual en el país.

La sociedad parece haber perdido el miedo al régimen (que se presenta como el artífice de la indecencia y descolonización de la metrópoli francesa y salvador de la guerra contra el yihadismo de los años 90) que extiende sus tentáculos a todos los centros de poder de la nación.

En un comunicado leído en la televisión pública, el presidente se ha comprometido “ante Dios y el pueblo” a realizar una conferencia nacional, independiente de los partidos políticos para elaborar una nueva Constitución con igualdad entre hombres y mujeres.

No obstante, ¿será suficiente estas reformas y llevar a cabo una transición en paz con unas elecciones libres donde se acepte el resultado?

¿Se podría llevar a cabo una transición como la ocurrida en España a la muerte del General Franco, desde dentro del régimen? ¿Qué papel jugará el ejército?

Sin duda hay que esperar y ser positivo en que las mejoras y la transición lleguen a buen puerto, ya que Argelia no puede caer en el caos y convertirse en otra Libia o Siria, teniendo en cuenta que no hay que olvidar el problema del yihadismo en el país, y más tras el comunicado de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) donde se animaba a la población a derrocar al régimen.

Su papel estratégico en el Magreb, en el Mediterráneo, a escasos kilómetros de España, también de Europa, la lucha contra la inmigración ilegal, el yihadismo, los tráficos ilegales camino de Europa, importancia energética, entre otros factores, hacen que le debamos prestar atención y que Europa preste toda su ayuda en el tránsito hacia una democracia verdadera.

 

Carmelo Aguilera

Abogado y Experto en Terrorismo Yihadista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s