EXPEDIENTE: SECUESTRO DE OLIVIA Y ANNA. HECHOS CONOCIDOS Y PERFILACIÓN DE TOMÁS GIMENO

Olivia y Anna

Punto de Situación: el pasado día 27 de abril se pierde el rastro a las menores Olivia y Anna, de 6 y 1 año, respectivamente, vecinas de Tenerife.

Hechos conocidos: Olivia y Anna, se encontraban con su padre ese martes día 27 de abril, Tomás Gimeno en el municipio de Candelaria.

Tomás recogió a Anna, la más pequeña, sobre las 15:30h en casa de su madre y Olivia se encontraba en el colegio. Más tarde la recogió y la llevó a clases de Frontón que duró de 17:30 a las 18:30h.

Durante la clase de la niña, Tomás fue al puerto de Santa Cruz donde tenía atracado su barco sobre las 17:50h y arrancó el motor, comprobando su funcionamiento durante un par de minutos hasta que finalmente se va.

El sospechoso después de recoger a sus hijas y las llevaría a casa de sus padres; las niñas habrán estado allí hasta las 19,30h.

Llama la atención el abrazo que le da Tomás a su padre cuando se marcha de su casa, según este, ya que Tomás era una persona “desapegada” en ese sentido.

Otras fuentes, amplían el horario en que Tomás Gimeno habría estado en casa de sus padres entre las 19:30 y las 21:00h en el día de la desaparición de las niñas; al parecer la principal finalidad por la que habría ido allí era para dejar su perro al cuidado de sus padres, a pesar de que no los avisó y estos se percataron de ello al encontrar la mascota más tarde en su jardín.

Su ex mujer habló un total de 5 veces entre las 21:00 (cuando se asusta al no encontrar a sus hijas en casa de su padre, después de que este no las devolviera a la hora acordada) y las 02:00 de la madrugada ya del día 28 de abril; la primera vez que habló con su ex mujer, Beatriz Zimmermann, el padre de las niñas dijo que estaban cenando y que en cuanto terminaran se las llevaría a su casa, localizada en Radazul.

Con las imágenes presentes en el puerto se observa que a las 21:30h, el sujeto habría vuelto al puerto para cargar en su barco dos sacos y una maleta. Sin embargo, hay otras fuentes que indican que serían 6 y no 3 los bultos detectados por las cámaras de vigilancia.

La madre llamó de nuevo a las 21:59h preguntando porqué aún no había llevado a las hijas de ambos, y Tomás le habrá contestado que no volvería a ver a las niñas ni a él, destacando una frase que habría dicho “No te preocupes, yo me voy a encargar bien de las niñas”.

En las siguientes llamadas entre los progenitores, el padre de Olivia y Anna seguía con las amenazas en qué su madre no volvería a ver a sus hijas.

Una embarcación del Servicio Marítimo antes de las 23:00h habría inspeccionado la barca de Tomás Gimeno, aparentemente sin encontrar nada sospechoso.

Beatriz denunciaría los hechos ante la Guardia Civil sobre las 23:00h, aunque solo se habría pasado el aviso a las 8:00h de la mañana del día 28 de abril.

Se ubica a Tomás Gimeno en una gasolinera cerca al puerto Marina Tenerife, sobre las 23:30h, donde compró tabaco y un cargador para el móvil.

A posteriori, habría vuelto al puerto y se supone que habrá cargado el móvil durante aproximadamente unos 20 minutos.

Beatriz al intentar llamar sobre las 23:45h, el móvil de Tomás no da señal; vuelve a estar conectado o con cobertura a la 1:30h de la madrugada y al parecer el contenido de esa conversación se relacionaría con la anterior relación sentimental que mantendría Tomás y Beatriz.

Esta conversación terminaría con Tomás diciendo a Beatriz que se irá lejos y que esta no volvería a ver a las niñas.

La mañana del día 28 de abril, se localiza la barca de Tomás Gimeno, vacía a la deriva, en unas coordenadas donde habría unos 400 metros de profundidad, muy próximo al Puertito de Güímar.

El entorno más cercano de Tomás Gimeno habrá recibido mensajes de despedida, durante la madrugada del día 28 de abril, en las que este se despediría.

Dos de los amigos más cercanos de Tomás, salieron a buscarlo esa misma madrugada en el mar después de recibir sus mensajes.

Tomás Gimeno realizaría diferentes movimientos de dinero entre sus cuentas, en los días anteriores a la desaparición de las niñas, aunque por ahora no se establece ninguna relación.

También habría sacado una gran cantidad de dinero del cajero momentos antes.

Se localiza el coche de Tomás Gimeno aparcado en el puerto de la Marina Tenerife.

Aparentemente no se le relaciona con ningún cómplice, después del análisis forense de su móvil y otros elementos que están bajo investigación.

Tomás Gimeno

Tomás Gimeno: 38 años de edad, natural de Tenerife y aficionado al deporte, principalmente al pádel.

Bastante sociable y conocido en su zona.

Se dice tener adoración por sus niñas.

Tiene malas relaciones con la familia y antecedentes por robo, peleas, aparte de posibles fraudes a su familia que no habrían sido denunciadas.

Acumula varias multas de tráfico.

Conducta aparentemente violenta desde la adolescencia.

De familia acomodada, trabaja en el negocio familiar de explotaciones agrarias.

Tomás Gimeno, tenía pareja en el momento los hechos, aunque por ahora estaría descartada su implicación.

Análisis criminalístico:

Se analiza el coche de Tomás Gimeno, su casa y la casa de sus padres, y de acuerdo con la información disponible, no se encuentran pruebas biológicas como sangre ni movimientos de terreno.

Se analiza el barco con lo que aparentemente podrían ser restos de sangre y se descarta que pertenezcan a las niñas, asociándolo con restos de sangre del propio Tomás, resultante de los días anteriores cuando Tomás Gimeno ha ido a pescar.

Se ha vuelto a investigar la casa Tomás Gimeno, a priori sin resultados positivos.

Responsables de la investigación: La investigación está siendo conducida por el Grupo de Apoyo Técnico Operativo, GATO, de a Unidad Central Operativa de la Guardia Civil en colaboración con Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil.

Testigos:

  1. La madre, Beatriz Zimmermann, denuncia a su ex pareja en esa misma noche en la Guardia Civil.
  2. Una vecina declaró que hacia las 20:00h escuchó a las niñas jugando en el patio, como tantos días solían hacer, en el día de su desaparición.
  3. Se supone que dos testigos habrán visto a como Tomás Gimeno cargaba los sacos, “de apariencia militar”, y la maleta a su barco.
  4. Se supone que quien le atendió en la gasolinera habrá testificado, aunque no hay datos disponibles al respecto.
  5. El vigilante de seguridad del puerto de Marina Tenerife lo ve salir a la mar sobre las 00:30h.
  6. Una mujer dice haber visto a Anna y Olivia con su padre en la playa de Roche en Cádiz el pasado día 04 de mayo, aunque las indagaciones realizadas por la Guardia Civil descartaron la veracidad de su testimonio.
  7. Supuestamente, según 2 personas que iban en un barco, existirían pruebas de que se habría emitido por la emisora náutica, después de encontrarse la embarcación del padre, un sonido similar a un “balbuceo” de un bebé y se sabrían escuchado palabras similares a “Papá” y “tiburón”, aunque no se puede corroborar esta información divulgada por un programa televisivo.
  8. Según alguno de los mensajes recibidos por los amigos, destaca uno:“Voy a estar bien, voy a estar donde siempre he querido.”
  9. De acuerdo con un testigo, Tomás es visto en el puerto comprobando el funcionamiento de su barco durante 10 minutos en el día de la desaparición de las niñas, hacía las 18:50h.
  10. Un supuesto amigo de Tomás da su testimonio por la televisión, donde declara que facilitó información a la Guardia Civil de la presencia de un velero con una bandera inglesa de 14 metros de longitud presentes cerca del puerto de Güímar en esos días, y que se habría dirigido a la costa africana.

El modus operandi: el secuestro fue el método utilizando por Tomás.

Acciones pendientes por parte de la investigación criminal:

No se descarta que exista un segundo móvil hasta ahora no identificado.

Se aguardan resultados de los repetidores de móviles para intentar ubicar al presunto culpable en el intervalo de tiempo de las 20:00 y las 21:30h del día 27 de abril.

Se habría encontrado la sillita del coche de Anna a flote en el mar. Sin embargo, se desconocen los resultados forenses.

El juzgado emitió un orden internacional de búsqueda.

Se están investigando ciertas rutas marítimas que salieron ese día desde Canarias, como por ejemplo hacía Cabo Verde, donde en el país se está investigando si Tomás Gino podría encontrarse allí.

También se estaría investigando concretamente un velero que se detectó en Candelaria, cerca del Puertito de Güímar, en la madrugada del 28 de abril.

Se estaría intentando encontrar el ancla que tenía el barco y supuestos plomos, según un testigo que salió a bucear con Tomás algunas veces en ese barco y vio los objetos allí.

Hechos conocidos anteriores a la desaparición:

En diciembre de 2020, antes de Navidad, Beatriz alerta a la Guardia Civil de las amenazas que estaba recibiendo de Tomás, el cual no acepta el divorcio, aunque finalmente decide no interponer denuncia.

En noviembre de 2020, se da una pelea en un restaurante o club de ocio de la zona (información no contrastada), donde Tomás agrediría a la actual pareja de su ex mujer, además de insultarla; Beatriz y su hija más pequeña, Anna, estaban presentes.

Tomás contrata a una detective privada para presuntamente “espiar” a su ex pareja por su desconformidad en que las niñas convivan con la pareja de su madre, un empresario belga de 60 años; la investigación tendría la finalidad de conocer la forma en que éste trataría a sus hijas y como era la relación de la pareja.

Parece que la detective adelante que no hay indicios de nada anómalo en su investigación.

En agosto de 2020, Beatriz Zimmermann decide pedir la separación a Tomás Gimeno.

No hay conocimiento de que las amenazas a Beatriz por parte de Tomás se volvieran a repetir desde el pasado mes de diciembre hasta el día de la desaparición de las niñas.

Posible perfilación de Tomás Gimeno:

Tomás Gimeno, a simple vista un hombre atractivo de compleción atlética, de cautivadora sonrisa y mirada intensa.

Muestra la conducta característica del maltratador de violencia de género, que se acaba manifestando cuando la mujer decide romper la relación entre ambos; cabe mencionar que se desconoce si la ex pareja de Tomás Gimeno ha sufrido anteriormente algún tipo de malos tratos por parte de su ex pareja, ya que el caso se encuentra en secreto de sumario. Sin embargo, lo que sí sabemos es que el sujeto ejerció violencia hacia la pareja actual de su pareja, además de insultarla, demostrando su disconformidad con los hechos.

Este tipo de maltrato psicológico consiste en un daño invisible en el cuerpo, pero agudizado en el psíquico de la víctima; Beatriz ha sufrido amenazas por parte de su pareja en diciembre del año pasado y volvió a recibirlas ahora. Y aunque no se hable demasiado de ello, dejar sin ningún tipo de información sobre tus seres queridos también es uno de los rasgos que define el comportamiento del maltratador.

Este tipo de violencia se denomina violencia vicaria y consiste en que el victimario ejerza la violencia sobre los hijos que comparte con la víctima, siendo una forma sutil, pero aún más cruel de herir a su objetivo; ¿y por qué sutil?, porque en muchos casos el niño no toma consciencia de que está siendo manipulado y utilizado por su padre, incluso puede sufrir malos tratos físicos, aunque por la incapacidad característica de la edad en discernir entre lo que está bien y está mal y los sentimientos encontrados, se somete a ello. Muchas veces, llega a extremos de que sólo se llega a saber que algo no iba bien en esta relación familiar, cuando el progenitor ya hizo daño de forma irreversible a sus hijos.

Según algunos testigos, Tomás Gimeno es un hombre que le gusta pelear, y sus episodios de violencia en Tenerife eran recurrentes. También dispone de antecedentes por robos y algún familiar testificó manifestando sus artimañas fraudulentas con sus parientes, lo que desencadenó la casi inexistencia de relación entre el individuo y su familia, salvo la de índole profesional.

En un video que existe de Tomás Gimeno, se ve como roba un beso a la chica que le está entrevistando. A continuación, la chica le pregunta si es capaz de acostarse con una chica que no conoce y esta contesta que “Depende, (…) de lo buena que esté” con una gran sonrisa seductora.

También dice que “tiene que estar limpita”, y “estar garantizado que no es un yonque”, cuando la chica insiste si realmente es capaz de liarse con alguien con quien ni tuvo una conversación previa.

Analizando esta conducta, se puede observar una persona que a priori demuestra cierta falta de respecto hacía las mujeres, con una actitud dominante y sin importarle lo que piensa y/o quiere la otra persona, cuando besa a la chica de forma desprevenida.

Sus comentarios sobre si podía acostarse con una chica que apenas conoce, demuestran como habla de las mujeres de forma materialcomo si de un objeto se tratasen – una vez más demostrando esa ausencia de consideración e indiferencia hacia el sexo opuesto -.

Como referimos inicialmente, no hay indicios de anteriores maltratados, pudiendo resultar en un caso característico de que la mujer no denuncia, encontrándose en la cifra oculta de la realidad de la violencia de género.

¿Puede que Tomás Gimeno sea un psicópata?

Sería irresponsable trazar un perfil del sujeto sin disponer de varios elementos fundamentales para proceder a un análisis que sea lo más objetivo posible. No obstante, sí que podemos mencionar algunas características que están presentes en la escala PCL-R de Hare, que evalúa la presencia de psicopatía en adultos con un historial violento o delictivo. Para aplicarla deberemos entrevistar el individuo y conocer sus antecedentes familiares, socioafectivos, profesionales, delictivos y otras circunstancias del entorno que puedan influir en su conducta.

Algunos de los rasgos que podemos destacar de esta escala, posteriormente reformulada por Cleckley,  que define el psicópata son: el sentido grandilocuente de autovaloración, encanto superficial, egocentrismo patológico, falta de sentimientos de culpa y vergüenza, mentira patológica mediante el engaño y manipulación, conducta antisocial sin aparente remordimiento, afecto superficial, ausencia de relaciones interpersonales genuinas, falta de empatía, insensibilidad y crueldad y fuerte agresividad. También hay que mencionar que la psicopatía puede estar asociada a delitos menores como estafas o timos o delitos más graves como el homicidio.

Por otro lado, es importante comentar que también existe la figura del sociópata que a diferencia de la psicopatía no nace con el individuo, pero surge cuando la normalidad en el desarrollo en las distintas etapas de la vida y pilares emocionales y educacionales más importantes fracasan.

Mientras que el psicópata no tiene la capacidad de crear relaciones afectivas intensas y estar integrado en la sociedad, el sociópata sí, lo que lo lleva a ser un excelente camaleón social para cometer delitos de forma impune.

¿Qué escenario se puede esperar?

Sería irresponsable y poco profesional anticipar eventuales escenarios de lo que puede haber ocurrido a Anna y Olivia, ya que solo los equipos de investigación criminal conocen todas las evidencias y pruebas forenses. Lo que junto a los testigos entrevistados y otros antecedentes conocidos del sospechoso como pueden ser sus relaciones con las mujeres, indagando más sobre la con su ex pareja y la actual, y también con su madre, dato importante para poder comprender mejor toda la conducta del individuo, les permitirá tener un parecer experto fundado y más cercano a la realidad.

Por respeto, principalmente a Beatriz, madre de Anna y Olivia, no se extenderá más este apartado, esperando que su mayor deseo, que pidió ayer en su cumpleaños, en breve se cumpla.

Virgília Pires

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s