ATENTADO PUENTE DE LONDRES Y CAMPAÑA DE NAVIDAD

El pasado 29 de noviembre, la ciudad e Londres volvió a ser golpeada por la barbarie terrorista de etiología yihadista.

El agresor se llamaba Usman Khan y tenía 28 años, intentó sembrar el caos en el famoso puente de la capital británica, anteriormente objetivo de otro atentado terrorista en 2017, apuñalando diversas personas, matando a 2 personas y dejando heridas a otras 3 de diversa consideración antes de ser reducido por los ciudadanos.

Hasta la llegada de la policía metropolitana al hacer ademán de intentar explotar un cinturón explosivo que posteriormente se comprobó que era falso, el terrorista terminó siendo abatido por esta.

Conforme avanzan los días y la investigación de los servicios policiales avanza, se sabe que este terrorista ya había estado en prisión, condenado “por un delito relacionado con el terrorismo”, según ha confirmado la policía. No obstante, fue puesto en libertad bajo vigilancia electrónica hace un año, teniendo que llevar una pulsera electrónica las 24 horas del día.

Ese mismo viernes, Usman, había participado en una reunión para rehabilitación de presos organizada por la Universidad de Cambridge. Era por tanto un conocido de las fuerzas policiales y Servicios de Inteligencia.

Asimismo, este atentado se produce en medio de una rebaja del nivel de alerta en Reino Unido decretada el mes pasado, hecho que se entiende a todas luces una decisión no acertada, puesto que con la eliminación del líder de DAESH, Al Baghdadí, el pasado mes de octubre por miembros de las fuerzas especiales Delta de EE. UU., era de esperar una respuesta de nuevos ataques a escala mundial para “vengar” la muerte del Califa; y así lo ordenaba el nuevo líder del grupo terrorista, Abu Ibrahim Al Qurayshi, que accedió al liderato el pasado 31 de octubre, del que de momento poco se sabe, aunque el final de su nombre indica que es descendiente de la tribu Qurasyh, a la que pertenecía Mahoma.

Por si no hubiera sido suficiente, Londres había sufrido amenazas concretas en distintos comunicados tanto de DAESH como de AQ en las últimas fechas.

Otra muestra de la desacertada decisión del gobierno británico en la rebaja del nivel de alerta, tanto por las amenazas concretas a Reino Unido como por la muerte del líder de DAESH como por lo cercano en el tiempo de la temporada de Navidad en todo Occidente con lo que ello acarrea la apertura de mercadillos navideños, aglomeraciones de gente más frecuentes, etc. En definitiva, más gente en la calle, es que la organización terrorista en el número 211 de su revista “Al Naba”, establece “gracias a Dios todo poderoso por haber permitido este apuñalamiento sucesivo. Dios nos dio la oportunidad del ataque al puente de Londres, alabado sea Dios”, a la vez que pide “que Dios todopoderoso acepte al mártir y a toda su familia” con relación al terrorista abatido.

Resumiendo, lo cierto es que se acercan fechas muy señaladas como son las Navidades y fin de año. El atentar en este periodo provoca un gran impacto en la sociedad occidental, además de ser una gran inyección de moral para los terroristas que tras la última operación de Interpol con la participación de la Guardia Civil española contra el Ciber califato, no se encuentra en su mejor momento.

También debemos de entender que la seguridad al 100% no existe y que realizar un atentado “low cost” es relativamente sencillo.

Hay que aprender de los errores y reorganizar mejor los equipos de trabajo, dando cabida a fuerzas multidisciplinares en la que se den cabida a policías, criminólogos, analistas de inteligencia, trabajadores sociales, abogados, militares etc., cada uno con su visión sobre la materia, pero con un fin común como es la seguridad de todos.

Es una lucha que se extiende en el tiempo y en la que no debemos de bajar la guardia ni los niveles de alerta.

Los terroristas saben que la vigilia eterna es casi imposible perpetuarla en el tiempo y aprovecharán cualquier grieta en esa alerta para atentar.

Las Fuerzas del Orden y Servicios de Inteligencia trabajan de manera titánica, pero no pueden controlar a todos los individuos sospechosos. La sociedad en general debe colaborar con las fuerzas del orden, y más en las fechas que se nos vienen encima.

 

Con el esfuerzo de todos podremos vencer a esta barbarie terrorista yihadista.

 

Carmelo Aguilera

Experto en Terrorismo Yihadista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s