MÉXICO, BAJO LA DICTADURA DE LA VIOLENCIA

Este domingo 21 pasado en la turística ciudad de Acapulco se produjo un tiroteo que dejo un saldo de 5 fallecidos y 7 heridos, según informa la Fiscalía del estado de Guerrero.

El incidente se produjo en el establecimiento Mr. Bar y del que se han difundido unas imágenes en las redes sociales, aunque las autoridades ni las confirman ni las desmienten su veracidad y que según las investigaciones preliminares apuntan hacia ajustes de cuentas entre bandas de crimen organizado.

No deja de ser este fatal acontecimiento uno más de los tantos que se producen en el estado mejicano que van sumando la triste y sangrienta estadística de actos violentos en ese país.

Sin duda se puede decir que la violencia, bien de los grupos de narcotraficantes como otros grupos relacionados con el crimen organizado, o de ellos entre sí por dominar el mercado de la droga, cuando no realizados por miembros de las propias fuerzas de seguridad, es el principal problema al que se han enfrentado diversos presidentes de la nación mejicana.

Referido al actual presidente, López Obrador, en su actual mandato se han producido se han producido 17,082 homicidios siendo junio el mes más sangriento con 2560, según datos ofrecidos por el Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Publica.

A todas luces, unos datos escalofriantes y que muestran que se están librando auténticas batallas en las calles de cualquier ciudad mejicana.

De todos estos homicidios el 70% fueron realizados con armas de fuego, muchas de las cuales provienen de EEUU. Así en una reunión con el Secretario de Estado norteamericano Pompeo, y el canciller mejicano Ebrard, acordaron incrementar la lucha contra el tráfico de armas en la frontera.

Las bandas de delincuentes y de narcotraficantes han diversificado su negocio, en el que han incorporado el robo de combustible o huachicoleo.

Tampoco hay que olvidar la violencia contra las mujeres, donde el estado de Veracruz, se lleva la palma en feminicidios con 76 muertes en los primeros 4 meses de 2019.

El presidente Obrador ha cambiado la estrategia en materia de seguridad que sus dos antecesores en el cargo. Mientras estos querían capturar a los lideres del narcotráfico, el actual presidente ha optado por reforzar la seguridad en las ciudades y atender la violencia que afecta a los ciudadanos y para ello la Guardia Nacional es su instrumento tras disolver la Policía Federal, que desde 1997 venía funcionando con diversas denominaciones.

Pese a ello, la sensación del ciudadano mexicano no es de seguridad, de hecho, el 74,60% de la ciudadanía se siente insegura, según el Instituto nacional de estadísticas y geografía (INEGI). Incluso EEUU declaró a 5 estados mejicanos (Tamaulipas, Sinaloa, Colima, Michoacán y Guerrero) tan peligrosos y violentos como Siria o Afganistán, en 2018.

Sin duda una ardua labor le espera al Presidente Obrador, quien en diciembre accedió al cargo, en materia de seguridad interior, para salir de esta autentica dictadura de la violencia.

 

Carmelo Aguilero

Experto en Terrorismo Yihadista 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s