ARABIA SAUDÍ VS TURQUÍA. ¿ACTO ALTRUISTA O DECISIÓN ESTRATÉGICA?

periodistaArabia Saudí decidió firmar varios acuerdos políticos y comerciales del sector petroquímico, energético y de la construcción que se encontraban pendientes de resolución, con un valor total de 56500 millones de dólares, incluyendo el del consorcio español y la obra del AVE a Meca.

Otro de los acuerdos clave, es el acuerdo con China  que sostiene la construcción de un ferrocarril de 1150 km, llamado “puente terrestre”, responsabilidad de la empresa china CCECC.

Su meta es cruzar todo el país, uniéndolo también con Damán.

En lo que se refiere a Paquistán, Riad también aceptó conceder al primero un préstamo de 3000 millones de dólares, además de otras ventajas de pago en las importaciones petroleras.

Después de Estados Unidos y Rusia, Arabia Saudí es el país con más gasto militar per cápita del mundo, a pesar de China también gasta bastante, proporcionalmente a su número de habitantes el gasto es inferior.

Estados Unidos y países europeos como España facilitaron gran parte del armamiento del que dispone Arabia Saudí a día de hoy, a pesar de que en Europa el que más lo hace con diferencia es el Reino Unido con un 23%, aproximadamente.

Arabia Saudí pertenece a la vez que Bahréin, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Omán al Consejo de Cooperación del Golfo; lo que caracteriza esta cooperación son las facilidades comerciales y ventajas aduaneras para la entrada de sus exportaciones dentro del espacio comunitario.

Además también es parte de La Liga Árabe, OPEC (Organización de los países exportadores de petróleo) y OMC (Organización Mundial del Comercio).

Estados Unidos firmó con Riad un acuerdo de 110000 millones de dólares, basado esencialmente en el abastecimiento de armamiento vendido por Estados Unidos.

En total los acuerdos entre ambos países asciende a 380 millones de dólares que se utilizarían en diferentes sectores durante un periodo de 10 años, siendo el mismo firmado en mayo del año pasado.

El móvil de estas negociaciones según el gobierno de Trump sería hacer que la monarquía absoluta de Salmán bin Abdulaziz y del príncipe heredero Mohámed bin Salmán, hiciera frente al terrorismo que existe en sus fronteras.

El periodista Jamal Khashoggi de The Washingyon Post falleció a inicios de mes en el consulado saudí en Estambul.

De acuerdo con Saud bin Abdullah Muajab, fiscal general de Arabia Saúdí, habría sido una “pelea” que resultó en una fatalidad, aunque llevara desaparecido algunos días y sólo saliera a la luz por la intervención del gobierno turco.

Debido a la presión mediática y de países como Estados Unidos, el gobierno saudí procedió a la detención de 18 funcionarios sauditas y Salmán bin Abdulaziz despidió a su asesor y el vicejefe de Inteligencia.

Según información clasificada de Turquía existen indicios evidentes de la premeditación de la muerte del periodista que atentaba contra la integridad del reino de Salmán por sus comentarios críticos, antagónicos al gobierno de Riad.

Khashoggi tenía 59 años, era natural de Medina y anteriormente ejerció como médico personal del anterior creador del reino saudí. Desapareció el pasado día 02 de octubre al entrar en el consulado saudí de Estambul.

Se comenta de las relaciones amistosas que éste habrá establecido con Bin Laden a en la década de los 80, con un alejamiento obligatorio entre ambos inducido por los atentados del 11 de septiembre de 1991.

Jamal Khashoggi ha estado trabajando para el periódico Al-Madina y manejaba información sensible, relacionándolo con los servicios de inteligencia saudís y americanos.

Debido a sus ideologías políticas divergentes del gobierno absolutista de Arabia Saudí, lo alejaron de sus funciones y se habrá exilado de forma voluntaria en la capital londinense.

Trabajó en medios de la prensa como Al-Jazeera, BBC y después de la censura explícita de sus artículos en el país natal, fichó por Washington Post.

También estaba directamente vinculado a la política opositora de Riad.

Khashoggi, pretendía contraer de nuevo matrimonio con una mujer de nacionalidad turca, y habrá ido al consulado para conseguir la documentación necesaria, aunque esta teoría no está totalmente contrastada.

Parece que el periodista llevaba un reloj inteligente que habrá grabado su asesinato.

El príncipe heredero reconstituyó sus servicios de inteligencia debido a este “incidente” que empieza a tener repercusiones para el país árabe al cual se le retiraron 21 pasaportes. Reino Unido también decidió cancelar el acceso a visados para ciudadanos saudís.

Los G7 piden la colaboración de Arabia Saudí para la aclaración de lo que sucedió en el consulado, y Alemania pidió al resto de Europa que dejara de proveer armas al país, siendo el país impulsor de la iniciativa.

Los cambios constantes de las versiones de Arabia Saudí sobre el presunto asesinato del periodista, no le deja en muy buena posición en sus alianzas estratégicas a día de hoy.

Recep Erdogan, se reafirma en los datos que dispone del asesinato del periodista, declarando que el acto habrá sido idealizado a partir del 28 de septiembre, primera vez en la que acudió la víctima al consulado, ya que los agentes saudís involucrados en el asesinato pisaron suelo turco por esas fechas.

Según información de Sky News y la agencia turca Anadolu, podría haber indicios de que el cadáver estuviera en el jardín de la residencia consular saudí, teniendo en cuenta que las autoridades saudíes negaron a los investigadores turcos que pudieran acceder a esta zona y también al pozo del consulado.

Además el presidente turco insiste en que la víctima habrá sido descuartizada y parece que alguien se llevó las bolsas con las partes del cuerpo, sospechándose de uno de los agentes.

Las imágenes de las cameras del consulado, demuestran que alguien sale del consulado con la ropa y enseres del periodista, lo que es indicador de la premeditación del delito. Unidos al hecho de que ese día los funcionarios del consulado tuvieron el día libre.

En 2013 el presidente egipcio Mohamed Morsi, debido al golpe de estado impulsado por el Riad, perdió su potestad, y en 2015 el príncipe heredero bin Salmán alcanzó su liderazgo saudí, aliándose con los Emiratos Árabes y Egipto contra los Hermanos Musulmanes que eran apoyados por Turquía.

La enemistad con Irán, la presencia más incidente en Siria y la intervención militar en Yemen hizo con que el Riad se ganara más enemigos y temblaran algunas relaciones como con Turquía, principalmente por la falta de apoyo que estos últimos tuvieron en su posición contra el gobierno de Al-Assad, a pesar de que por intereses compartidos en el Yemen de ambos países, el gobierno saudí aceptó apoyar a Turquía en su causa contra el régimen sirio.

Las buenas relaciones estratégicas entre Turquía y Arabia Saudí son a día de hoy necesarias para los conflictos en el mundo, junto a la influencia estadounidense y otros países del G7.

Lo que pasó en el consulado podría haber sido ocultado por el gobierno turco ya que es prioritario para este mantener la alianza con Arabia Saudí.

Que se haya destapado este asesinato, demuestra que las relaciones diplomáticas entre ambos países no atraviesan su mejor momento, y probablemente hoy día existen situaciones de desacuerdo entre Turquía y Arabia Saudí que llevan a que el primero convierta esto en un tema mediático sabiendo la repercusión negativa que puede tener en la presencia geopolítica y geoestratégica de Arabia Saudí en ámbito internacional, demostrando la posible toma de decisión estratégica de Turquía.

By Virgília Pires

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s