MELILLA, CIUDAD FRONTERIZA

Después de mi viaje a Melilla, volví con percepciones divergentes y con ganas de saber más.

Visitando las Instituciones Públicas, hablando con órganos del gobierno autónomo, cargos militares y de servicios de extranjeros las opiniones intentan ser unánimes en relación a los bajos índices de delincuencia, la harmonía en la que conviven distintas culturas étnicas y religiosas, en este caso la española y cultura musulmana de Marruecos que tiene el islam como religión estatal.

Los datos estadísticos se recopilan y están en las bases policiales, e indagando con un inspector sobre la delitología presente, me contestó que apenas hay delincuencia en esa ciudad española autónoma y como mucho, hurtos y algún robo con fuerza y a pesar de que insistí en obtener respuestas no logré demasiadas.

Me sorprendió que una ciudad como Ceuta, ciudad fronteriza entre España y Marruecos que a diario cruzan esas fronteras miles de personas que no existan delitos contra la propiedad industrial e intelectual, pues hablando con los taxistas gente de la ciudad y simplemente observando el movimiento de la frontera se observa claramente un gran flujo de mercancías, principalmente de alimentación, industria textil y productos higiene, cosmética, etc.

Deambulan por las calles jóvenes marroquís, los denominados Mena, que logran cruzar la frontera y viven en las calles de Melilla, pues ya no tienen edad para estar en los Centros de Menores y están abandonados a su destino, sin ninguna perspectiva laboral o ningún tipo de actividad de reinserción que los ayude a un futuro mejor. Dedicándose a delinquir y provocando una sensación de inseguridad, aunque la ciudad está repleta de militares y policía en cualquier esquina.

Las personas con las que hemos hablado, con un cargo superior a la media, demuestran estar contentas en esa ciudad, y nos insistieron en las buenas condiciones de vida que tienen, pues el Gobierno español a los funcionarios de allí les incrementa como mínimo un 25% de sueldo, y lo mismo ocurre en el sector privado.

Se entiende que su apartada situación geográfica no favorece la facilidad en viajar y que se desplacen a la Península además de que los vuelos son bastante caros y poco frecuentes a otros destinos. Aun así, los residentes tienen descuento.

Las personas en general son bastante amables, cercanas, comportamiento típico de un pueblo de Andalucía o Extremadura, aunque a veces en los comercios notas la ausencia de la cultura española.

Me gustó conocer esta ciudad autónoma en territorio geográfico marroquí, multicultural con poco más de 12 km2 de superficie y más de 85000 habitantes.

No obstante, creo que el tema de los controles delictivos o no se considera una prioridad preventiva y punitiva o no nos quisieron/pudieron facilitar la información correcta y real, pues sin duda Melilla es una de las ciudades clave para el tráfico ilícito de mercancías, así como de trata de blancas.

 

By Virgília Pires

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s