CAÍDA DEL CALIFA AL-BAGHDADI ¿FUTURO DEL CALIFATO?

En las primeras horas de la madrugada del domingo 27, los boletines de noticias de las cadenas de radio se hacían eco en España, de la noticia de fuentes de la Casa Blanca donde se hablaba de una noticia importante que daría el presidente Trump en una rueda de prensa el domingo a las 14,00 (hora de Madrid).

Legado el momento el presidente Trump anunciaba “Abú Bakr Al Baghdadi está muerto; era un hombre depravado que murió como un cobarde a la fuga y entre sollozos”.

La operación denominada “Kayla Mueller “, en recuerdo de la cooperante norteamericana vejada y asesinada en Siria tras caer en manos del DAESH, se llevó a cabo en un complejo de una ciudad al noroeste de Siria, a unos 5 kilómetros de la frontera entre Siria y Turquía.

Fue llevada a cabo por tropas especiales del ejercito de tierra de EE. UU., en concreto por miembros de la Fuerza Delta y Rangers del ejército, entre 50 y 70 operativos, de los cuales ninguno resultó herido, solamente un perro que acompañaba a los soldados y del cual el presidente Trump se ha encargado de colgar una foto suya, aunque su nombre se desconoce por estar todavía en el teatro de operaciones.

El complejo operativo para dar con el líder terrorista se inició hace un mes cuando a través de las fuerzas de defensa sirias (FDS) que luchan contra el DAESH en la zona, se les hizo saber a la Inteligencia norteamericana la posible ubicación del hombre más buscado por EE. UU. Y hace 2 semanas se especificó la efectiva localización del complejo residencial donde se alojaba “El Califa”; información que le fue transmitida al presidente, dando luz verde a la operación. A su vez, ésta debía contar con la autorización de Rusia para poder sobrevolar el espacio aéreo que controla, aunque sin indicarle la concreta naturaleza del objeto de paso sobre esa zona.

Iniciado el operativo, y tras verse acorralado por los perros y los soldados en un túnel sin salida y parapetándose en sus hijos, el líder yihadista hizo explotar el chaleco explosivo que llevaba consigo y se inmoló.
Posteriormente los soldados comprobaron su identidad con las pruebas de ADN y sus restos fueron arrojados al mar (al igual que ocurrió con Bin Laden), destruyéndose el complejo con un ataque aéreo.

A pesar de la excelente noticia que supone la desaparición del hombre que se atrevió a declarar un califato, ocupar amplias zonas de países y actuar como un auténtico Estado, debemos hacernos algunas preguntas tanto a corto, medio como a largo plazo.

¿Quién ocupará su lugar?

El martes 29 el presidente Trump confirmaba a través de su cuenta en Twitter la muerte del N.º 2 y que sería el N.º 1 en la carrera sucesoria: «Acaban de confirmar que el sustituto número uno de Abu Bakr al Bagdadi ha sido eliminado por tropas estadounidenses».

El grupo terrorista EIIL (DAESH, en árabe) confirma la muerte de su líder, Abu Bakr al-Bagdadi, nombrando a Abi Ibrahim al-Hashimi al-Qurashi como su sucesor.

En un mensaje de audio de siete minutos difundido este jueves a través de la aplicación de mensajería Telegram, la banda takfirí llama a sus seguidores a vengar la muerte de Al-Bagdadi.

El anuncio de EIIL se produce días después de que el presidente de EE. UU., Donald Trump, informó que el Ejército estadounidense había matado al cabecilla del grupo en la aldea de Bashira, ubicada en la provincia de Idlib a noroeste de Siria.

¿Aumentará el riesgo de atentados?

La banda takfirí amenaza. Además, en dicho comunicado a Estados Unidos, advierte que el DAESH continuará sus ataques tanto dentro como fuera de la región de Oriente Medio, mientras urge a los extremistas liberar a los miembros de EIIL y reclutar más seguidores.

Francia por su parte, mediante su Ministro de Interior, ha remitido una carta a sus subordinados, solicitando un aumento de la vigilancia ante el aumento de probabilidad de atentados para vengar su muerte. Tampoco hay que olvidar la proximidad de unas fechas tan significativas para Occidente como es la Navidad, tanto por su connotación religiosa como popular con grandes aglomeraciones de personas.

¿Cómo será su relación con AQ?

La muerte de Hamza Bin Laden sin duda supuso un freno en la idea de esa unificación de la Yihad Global, tal y como hizo su padre en los inicios del yihadismo.

Parecía que su figura y el declive de DAESH en ámbito militar y propagandístico podían hacer que se produjera la reunificación de AQ y del DAESH.

La desaparición de dos miembros clave, nos hace pensar que habrá que esperar un tiempo y ver la deriva de ambas organizaciones, así como los “egos” del nuevo líder y su relación con el líder de AQ; de producirse la reunificación seria a medio-largo plazo.

En definitiva, una buena noticia, la desaparición de Al Bagdadí, pero Occidente deberá estará muy atento por la deriva del grupo, dirección que toma el nuevo líder y la reacción de sus seguidores por vengar a su “califa”.

Se ha ganado una batalla, pero de ningún modo se ha ganado la Guerra.

El movimiento yihadista global sigue en pie, continúa teniendo medios económicos, materiales y humanos para cometer atentados.

Vendrán momentos duros y tristes con nuevos atentados por lo que no se debe caer en euforia ni bajar la guardia. Vienen fechas muy sentidas y especiales para Europa, América como es la Navidad que pueden ser terreno abonado a nuevas acciones terroristas que sirvan para reafirmar al nuevo líder y subir la moral de sus seguidores.

¡¡Por ello rendirnos, JAMÁS!!

 

Carmelo Aguilera

Experto en Terrorismo Yihadista

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s